Receta de Risotto a la Milanesa: Un Plato Italiano Clásico

Castey Recetas Arroz a la Milanesa

Dificultad: fácil
Preparación: 15 min
Cocción: de 16 a 18 min

El risotto a la milanesa es un plato tradicional italiano conocido por su rico sabor y su cremosidad inigualable. Aquí te presento una guía detallada para preparar este delicioso manjar, ideal para una comida especial.

Ingredientes

Para 4 personas:

  • 400 g de arroz Arborio o Carnaroli
  • 50 g de mantequilla
  • 4 chalotas
  • 200 ml de vino blanco seco
  • 1 l de caldo de pollo
  • 75 g de queso parmesano rallado
  • Azafrán
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Preparación

1. Preparación de los Ingredientes

Ingredientes risottoAntes de comenzar a cocinar, es importante tener todos los ingredientes listos. Pica finamente las chalotas y ralla el queso parmesano. Disuelve el azafrán en un poco de caldo caliente para que libere su color y aroma. Asegúrate de mantener el caldo de pollo caliente durante todo el proceso, ya que esto ayuda a que el arroz se cocine uniformemente.

2. Sofrito de Chalotas

En una cacerola grande, derrite la mantequilla a fuego medio. Añade las chalotas picadas y cocínalas suavemente durante unos 10 minutos, removiendo ocasionalmente para evitar que se doren. Este paso es crucial para desarrollar la base de sabor del risotto, ya que las chalotas caramelizadas aportan un toque dulce y aromático.

3. Tostado del Arroz

Incorpora el arroz a la cacerola con las chalotas y sofríelo durante 1-2 minutos, asegurándote de que cada grano esté bien impregnado de mantequilla. Este proceso de tostado, conocido como «tostatura», ayuda a sellar los granos y a desarrollar una textura final más cremosa y uniforme en el risotto.

4. Adición del Vino

Añadir vino risottoAñade el vino blanco seco a la cacerola y cocina a fuego alto. Deja que el arroz absorba el vino mientras el alcohol se evapora. Este paso, llamado «sfumatura», no solo añade profundidad de sabor sino que también ayuda a balancear la riqueza del plato con la acidez del vino.

5. Incorporación del Caldo

Comienza a añadir el caldo caliente al arroz, un cucharón a la vez. Remueve constantemente para que el arroz libere su almidón y adquiera la característica cremosidad del risotto. Espera a que el arroz absorba casi todo el líquido antes de añadir más caldo. Este proceso tomará aproximadamente 18 minutos. La paciencia y la atención son clave aquí para asegurar que el arroz se cocine correctamente y absorba todos los sabores.

6. Azafrán y Parmesano

A tres minutos de finalizar la cocción, añade el azafrán disuelto y mezcla bien para que el color dorado se distribuya uniformemente. Retira la cacerola del fuego, incorpora el parmesano rallado y remueve vigorosamente para que se derrita y se integre en el risotto. Este paso final, conocido como «mantecatura«, es esencial para obtener la textura cremosa y el sabor rico del risotto.

7. Ajuste de Sabor

Prueba el risotto y ajusta la sazón con sal y pimienta negra molida al gusto. La sal resaltará los sabores, mientras que la pimienta añadirá un toque de picante que complementa perfectamente la riqueza del queso y el arroz.

8. Servir

Risotto a la milanesaSirve el risotto inmediatamente en platos hondos. Puedes decorar con un poco más de parmesano rallado y, si lo deseas, unas hebras de azafrán para un toque final de color y sabor. El risotto debe ser cremoso y fluido, conocido en Italia como «all’onda», lo que significa que se debe mover como una ola cuando se sirve.

Consejos para un Risotto Perfecto

  • Para el arroz:

Mantener la paellera a fuego medio, incorporar el arroz y remover bien. Hay que verter el caldo poco a poco, cucharón a cucharón, removiéndolo a menudo con una cuchara de madera o silicona. Hay que esperar a que el arroz absorba el líquido antes de añadir más.

Salpimentar y repetir la operación durante 16-18 minutos hasta que el arroz esté hecho (debe quedar un poco duro).

Agregar el azafrán diluido durante la cocción y volver a remover para que se integre totalmente.

  • Para su emplatado:

Apagar el fuego.

Agregar la mantequilla sobrante y el parmesano rallado. Remover para que quede bien mezclado.

Dejarlo reposar unos instantes.

Esparcir un poco de perejil picado por encima del plato.

Se puede servir como plato único o como guarnición.

Utiliza una buena cacerola para garantizar una cocción uniforme y evitar que el arroz se pegue. En Castey, contamos con una amplia gama de cacerolas y ollas que son ideales para este tipo de recetas, gracias a su excelente distribución del calor y su durabilidad.

  • El truco del chef

Cuanto más lenta sea la incorporación del caldo al arroz, más cremoso quedará.

Productos recomendados para elaborar esta receta